4 d’abr. 2017

ME AND THE BEES - MENOS MAL

Me and the Bees
Menos Mal
Any: 2017
Discografica: La Castanya

Mucho ha llovido desde el año 2010, cuando Me and the Bees aparecían de manos de La Castanya con ganas de pasárselo Fuerza bien. Sin pretensiones y directos al grano, da gusto comprobar que pasados los años siguen conservando la misma premisa y pureza de sus inicios.

Con una evolución clara y una puntería pop a nivel melódico, Esther, Carlotto y Verónica suenan a lo que son: unos buenos amigos que disfrutan haciendo lo que hacen y que quieren que el resto del universo lo haga con ellos, todo sol, subíos a su nave.

La capacidad de hacer (buenas) canciones alegres de un mundo vital que como a todos nos duele no es tarea fácil. Remarco lo de alegres porque ellos aman la alegría y se abrazan a ella. Si lo que quieres es olvidar, al menos durante un rato todo lo que te molesta, solo tienes que ponerte alguno de los cortes de este espléndido disco, no te robarán mucho tiempo, sus canciones rara vez superaran los 2 minutos, y digo yo: ¿para qué más? y palabra que te evades. Canciones de amor y desamor, a los que están y ya no están, las Bees dan miel pero también pican, pero sólo puedes amarlas cuando las ves y te sonríen. Esa es su actitud y funciona, con ellos siempre es verano. Coge tu toalla y prepárate a volar dejando todo atrás desde el primer corte.

Con Joan Colomo y Dalmau Boada a los mandos, la esencia del Montseny forma parte de este nuevo disco, la masterización fue a cargo de Victor García de los incombustibles Ultramarinos Costabrava y la portada dice muchas cosas: que han llegado y se quedan para dejar constancia de su existencia (Tomeu Mulet design y foto de Txema Yeste, sin olvidar los disfraces handmade que se hacen ellos). Feel good recoge toda la filosofía vital de las Bees con un Guille Caballero que se lo pasa como niño con su piruleta a los teclados. Un recorrido desde los 60 a los 90 para unos enamorados de las épocas. Rebeldía en True Bypass, hielos que se derriten escuchando 21, 32, 45, 69 una oda al amor, al nunca es tarde para volver a enamorarse con unos Beach Boys aplaudiendo desde las nubes (yo lo haría). Un poco de Pavement en Only you donde Carlotto lleva la voz cantante, y es que los roles en este tercer disco definen como un TODO magnético a las Bees donde no hay uno sin el otro, un todos a uno definitivo. La fiesta de los 90 sigue a pleno pulmón con Desire, una de mis preferidas cuando escuché por primera vez el disco, ahora, como no, dudo. Le sigue a buen tiempo en cualquier bar On fire del que sales viendo luces rosas al llegar al séptimo corte Pink haciendo que encuentres algún tipo de salida a cualquier despropósito, y vaya que lo harás cuando llegues a la gloriosa Spinnin. Te reafirmas con I do what I wanna do y decides tirar p'alante si alguien ya no te quiere en If you- tomorrow the sun will still shine- con el fuzz dando corcho y un hacia arriba que ya querrías tú para ti, pero es que ellos te lo dan y no paran, Lord, Stop... hasta que cubierta de arena de revolcarte de puro gozo y ya cayendo el sol entra Sweet Darkness night y las ganas de una cerveza bien fría y de los abrazos de tus amigos no tardan en llegar. Los Junquera es la canción dedicada que no falta en ninguno de sus discos (en el anterior Mundo Fatal (La Castanya, 2014), fue Petra's dream, y me la dedicaron a mí, mí, mí, si no lo digo reviento) y se despiden con una melancólica The past is back, tierna y melódica, haciendo las paces siempre y un "hasta la próxima" que siempre quieres que llegue.

Esther, Verónica y Carlotto son mágicos y a través de sus discos puedes descubrir hasta qué punto lo son. Si esperabais una crítica negativa,   obviamente yo no sería la autora. Primero porque no hablo de los discos que no me gustan. Segundo porque este es un buen disco. Tercero porque siempre seré una bees, ¿o acaso creíais lo contrario? Menos mal que existe Me and the bees.

Fotografia de portada: Arxiu 
Text: Eli Molina 
Correcció: Pablo Gerschuni