19 de març 2017

LLEGIR I ESCRIURE: OCÉANO DE SONIDO (de DAVID TOOP)

Oceáno de sonido
David Toop
Any: 2016
Editorial: Caja Negra
Traducció: 

De igual forma que Loops: Una historia de la música electrónica VV.AA. (Random House, 2002) o Post Punk de Simon Reynolds (Caja Negra, 2013) Oceáno de sonido forma parte de una dinastía de escritos atípicos sobre música. Libros que no tratan de ser cronológicos sino voluntariamente anti-historiográficos. Libros que si encuentras en la estantería de alguien, sabrás que estás en el lugar adecuado.

21 años después de su edición inglesa y sin haber tocado ni una sola línea del original, Toop reconoce en la introducción las posibles limitaciones del texto, que en 1995 aún no contemplaba diversos aspectos de la música relacionados con las crecientes tecnologías de la información y la comunicación. Aún así, su intrépido enfoque acerca de las 'músicas etéreas' resulta inspirador y aúna a artistas tan dispares como Sun Ra, The KLF o Erik Satie. El autor cree más en el rizoma que en la raíz, aunque sí identifica la visita de Debussy a la Exposición Internacional de 1889 como el inicio del s.XXI musical. Allí el joven compositor presenció una demostración de música javanesa, hecho que transformaría su punto de vista acerca de la composición, y también de las diferentes funciones de lo musical.

Desde el principio leemos que este libro fue escrito en poco más de un mes, durante un periodo de convalecencia. La rapidez otorga frescura y David Toop, profesor, curador y músico que formó parte de The Flying Lizards y The London’s Musician Collective realiza una maniobra de escapismo, dinamitando las fronteras entre géneros, siendo igual de huidizo que las músicas que aborda. Si en un capítulo podemos leer a Brian Eno hablando sobre perfumes, en otro Omnisphere trata de subvertir la relación público-artista en los primeros festivales de ambient. Músicas ceremoniales, rituales o incluso el muzak, son sólo algunos ejemplos de los que trata David Toop para hablar de músicas no convencionales o etéreas.

Cabe preguntarse cómo habría sido este libro si se hubiese escrito hoy, época donde Internet no solo permite sino facilita el contagio y favorece un ritmo frenético en la publicación y el consumo de música. Si existen las distinciones entre géneros musicales, quizá es para asir nuestra mente en el turbulento y extenso mundo de la música. Mientras tanto, Océano de Sonido propone un viaje sin ataduras, más cercano a la experiencia: agudizar los sentidos, eliminar los esquemas.

 Fotografia de portada: Arxiu
Text: Víctor M. Hidalgo 
Correcció: Pendent