28 de nov. 2016

“YOUR FIRST MEMORY IS ALREADY GONE”: ENTREVISTA A FUTURA Y IRENE ROYO



La artista plástica Irene Royo (1998) y Víctor M. Hidalgo (1988) de Futura anulan esos diez años que les separan, informaciones generacionales que se pierden o se alteran, para buscar lo que hay de universal en la sensibilidad de la memoria. Cómo o porqué se genera un recuerdo que le hace perdurar por encima de otros hechos, es secundario; su exploración es mucho más artística, intuitiva. Los recuerdos se convierten en un material plástico del que ellos decidirán su forma física: sonidos, trazos, canciones y cuadros. El proceso se invierte: lo que habíamos almacenado a través de los sentidos ahora vuelve a salir a través de ellos y se materializa en Your first memory is already gone (Angoisse, 2016), el segundo trabajo de Futura. Cinco canciones acompañadas de las pinturas de Irene, que se interpretaran en directo y expondrán los originales el próximo viernes 2 de diciembre en La Blanca / Performing Arts Lab de Barcelona. Qué les ha llevado a esta colaboración, ellos os lo cuentan.




¿Cuál es vuestro primer recuerdo consciente? Aunque sean imágenes, voces o sensaciones ahora tergiversadas.

V: Charcos, asientos de cuero, un abrigo color salmón.

I: Recuerdo estar bañándome en el mar un día de tormenta y que el viento me arrastrara contra las rocas.

¿Y cuál es vuestro primer recuerdo juntos? ¿En qué momento y por qué decidisteis llevar a cabo este proyecto conjunto?

V: Nos conocimos en un concierto de $DVORE. Yo seguía el trabajo de Irene desde hacía un tiempo.

I: Yo había visto a Acción Diplomática en directo y su música ya me sugería cosas para pintar, pero no conocía a Víctor en persona. Hace un par de meses me envió las canciones de Futura y me propuso hacer la portada. Un día nos reunimos y surgió la idea de acompañar cada canción por una pintura.

¿Por qué elegisteis la reminiscencia como temática principal? ¿Qué os interesaba investigar o experimentar sobre ella?

V: La nostalgia y la reminiscencia son temas clave en mi trabajo, ya sea visual o sonoro. El peso del pasado suele moldear nuestro presente.

I: Me atrajo el concepto que Víctor tenía del proyecto y me pareció fácil transmitirlo a las pinturas. Las canciones me sugerían colores, formas, texturas.

El arte, como la clásica imagen de la magdalena de Proust, es un dispositivo que puede contener y detonar la memoria. Leer una palabra que te recuerda a algo, escuchar una canción que contiene un momento determinado o ver una imagen que te remite a alguien. ¿Qué papel creéis que juega la memoria en el arte?¿Hay algún otro artista cuyo trabajo en este campo os haya influido?

I: En las artes plásticas es difícil expresar el papel de la memoria, supongo que mis cuadros reflejan la emoción que siento en cada momento y por eso funcionan también como recuerdos de ese instante. En la música es más sencillo. Por ejemplo Unknown Memory de Yung Lean, retrata bien la sensación de nostalgia.

V: Recientemente empecé a dar clases como profesor de teoría de la imagen y en clase trabajamos un bloque sobre el papel de la memoria en el cine. Especialmente me interesa mucho el trabajo de Chris Marker. En La Jetée, un corto del año 62 plantea que nada diferencia los recuerdos de los momentos habituales; solo más tarde se dan a conocer cuando muestran sus cicatrices.




Supongo que también hay un primer recuerdo placentero sobre las disciplinas artísticas a las que ahora os dedicáis.  Irene, ¿cuándo sentiste que querías dedicarte a las artes plásticas?

I: Nunca me he planteado no hacerlo. Es algo natural, no es algo que me haya planteado conscientemente. Llevo pintando desde siempre.

Víctor, ¿cuál recuerdas que fue tu primer contacto con la música?

V: Mi familia siempre me vio interesado en la música y he tenido muchos instrumentos de todo tipo. Aún y así nunca tuve ninguna formación musical. Me gusta que siga siendo algo instintivo y en ocasiones torpe, pero desprovisto de nociones técnicas clásicas.

Víctor, ¿en qué se diferencia Futura de tus otros proyectos como Acción Diplomática o Ciudad Lineal? ¿A qué das rienda suelta en cada uno de ellos?

V: Si Ciudad Lineal era más político y Acción Diplomática más emocional, quizá Futura es mi proyecto más sensorial. Música para la nueva era.

¿Con qué elementos sonoros has retratado la memoria o estos recuerdos en concreto? ¿Me hablas de qué recuerdo contiene cada canción? 

V: La primera referencia de Futura la editó Cønjuntø Vacíø y estaba formada por improvisaciones hechas con sintetizadores analógicos y feedback. Your first memory is already gone es 100% síntesis digital. A la hora de transmitir algo tan etéreo como un recuerdo, el lienzo en blanco que aporta lo digital ofrece una libertad absoluta.

Las cinco piezas están presentadas en orden inverso, el primer fragmento se titula ‘The Ecstasy of Communication’ y habla sobre los cambios a nivel de comunicación entre seres humanos que he podido experimentar este año. ‘Lithium’ y ‘Renaissance’ están unidas puesto que suponen un letargo y un despertar, que sucedieron en 2012. ‘Rosemary Rd.’ es un camino de huida circular donde siempre vuelves al mismo punto de partida y la última de las piezas partió de un recuerdo de adolescencia sobre el cambio arquitectónico en mi ciudad natal y se llama ‘Uproot that tree and pour concrete’.



Y Irene, ¿qué elementos plásticos (colores, formas, trazos, soportes, materiales) la relacionas? ¿Cuándo pintaste los cuadros, te guiaste por los sonidos que te proponía Víctor o también influyeron tus propios recuerdos?

I: El sonido de cada canción influyó, pero también lo que Víctor me contó de cada uno de los temas. La pintura asociada a ‘Rosemary Rd.’ la repetí tres veces. El resto de cuadros los hice escuchando las canciones en bucle, pero ese en concreto me resultaba difícil así que decidí pintarlo sin dejarme llevar por la canción. A veces también me movía por impulsos.‘Ecstasy of Communication’ la observaba con un tono azul eléctrico muy fuerte. Tenía una imagen mental de casi todas las pinturas, en cambio con la última no hice lo que tenía planeado; creo que incluso estaba enfadada en ese momento y surgió algo de caos y violencia en los trazos.

¿Cómo surgió la idea de publicarlo con la discográfica barcelonesa Angoisse? ¿Qué relación tenéis con ellos? ¿Y por qué en formato C-20? ¿Tiene algún valor relacionado con vuestros recuerdos?

V: David es un amigo muy cercano y comparto absolutamente su criterio estético y sonoro, así que fue sencillo planear esta nueva referencia en angoisse. Creo que el C-20 es el formato perfecto para un cassette, no tiene ningún valor específico más allá; pero esta referencia será la número 28 del sello. Acabo de cumplir 28 y nací en 1988. El 8 es símbolo de fuerza y regeneración.



Fotografies: Alex Sardà 
Text: Aïda Camprubí
Correcció: Rosa Molinero Trias