6 de maig 2016

ARIES: "AL PUNK LI DEC TOT"


Fan bé els responsables de La Castanya -segell discogràfic responsable del nou disc d’Aries- en promocionar les bones vibracions que després l’artista bilbaïna a les seves notes de premsa.. És així, trobes pocs artistes amb la llum, força i alegria (tot en mescla, com un cuba libre) d’Isa aka Aries. Creguin-me que poques vegades he editat tants somriures d’una entrevista, perquè somriu tota l’estona, i això li afegeix un plus a tot el que fa. I si li sumem un discurs solidíssim i discos meravellosos com Adieu or Die ja ni els explico. Oblidades definitivament les guitarres, Isa ens transporta a paisatges harmònics, tropicals i onírics. La força dels elements condensades en cançons que somien i fan somiar. Aquestes és l’entrevista que li hem fet a principis d’aquesta setmana, poques hores abans que demà presenti el seu nou disc al festival Primera Persona.

Parece que la respuesta de Adieu or Die está siendo espectacular. La co-edición con K Records, el respaldo tan unánime de la crítica, un buen puñado de conciertos…eso importa, claro, pero también influye esto de llevar tanto tiempo sacando discos con Electrobikinis, Charades o Aries, no?
Umm no lo sé... Quizá sea una mezcla de todo un poco: por un lado llevo años sacando discos regularmente, en segundo lugar está el hecho de que un sello yanqui valide tu trabajo y en tercer lugar, yo creo que Adieu or Die es el disco más trabajado que he editado en toda mi vida. Sé que dentro de unos meses lo odiaré y ya no me sentiré representada por él, pero ahora mismo aún tengo latente todo lo que puse en el disco: todo mi corazón y mi cerebro.. . y siento que eso ha llegado a alguna gente.

Vi en youtube una entrevista tuya hablando sobre el auge del punk en Euskal-Herria en los 80 y 90. Seguro que hay fans de nueva orden que no acaban de pillar donde está el punk en lo que haces ahora ¿Hasta qué punto ha sido importante para tu educación musical?
Es importante ya no sólo en mi educación musical, lo es nivel conceptual, ideológico y espiritual. Como muchos chavales de mi generación, siendo adolescente escuché mucho punk, hardcore, garage punk y protopunk tipo los Stooges. Y empecé tocando en un grupo donde aporreaba la guitarra y berreaba como un cochinillo. Sin un movimiento como el punk que te empoderaba y te empujaba a tocar sin tener ni idea, jamás me hubiese adentrado en la música. Es decir, ¡le debo todo! Pero como te decía, lo siento como algo que va mucho más allá y trasciende la propia música.

Entiendo el punk como esa pasión sincera, libertad, nada de ortodoxias, crear tu propio mundo con tus limitaciones transformándose en tus virtudes, amor al arte y sobre todo estar vivo, ganas de actuar, de hacer cosas a tu manera y luchar por tus ideas con otra gente. Y veo esas actitudes en muchos otros lugares musicales que no etiquetamos como "punk": desde los Merry Pranksters , a K Records o el techno de Underground Resistance. Espíritus libres y poderosos.

Dicho esto, a veces hablo con mis amigos de que el punk nos ha arruinado la vida. Porque ese romanticismo te lleva a la pobreza total -económica, claro-. ¡Es el dilema perpetuo!



Cuando la crítica habla de tus discos siempre destaca la luminosidad de tus canciones ¿Qué crees que quiere decir eso? ¿Donde se ve la luz en un tema?
¡Buena pregunta! A nivel formal se suele aceptar que los acordes mayores transmiten alegría y los menores están más asociados a tristeza. Yo uso muchos mayores todo el rato y algunos menores por ahí intercalados. Luego están los ritmos que hago que suelen trotar y rebotar como saltimbanquis; las armonías las pongo en el centro de la mezcla bien delante como en las grabaciones en MONO de los 60... Escuchar armonías alegres así, en tu cara, siempre da power. Los sonidos que sampleo suelen ser coloridos, puedo cantar con pena pero nunca lo hago en plan quejumbrosa. Todos esos factores formales entiendo que generan esa sensación luminosa.

A mí me gustaría que la luminosidad verdadera viniese de que al escuchar mi música, ésta te animase a construir, a hacer cosas como te de la gana. ¡Esa es la luminosidad más valiosa y bonita!

Una chica de Bilbao que vive en Galiza. De donde vienen esos ramalazos tropicales de temas como “La Fuerza del Sonido” o “Memorias”?

Siento una gran conexión con el mar y la montaña, sobre todo con el mar, del que espero no volver a separarme nunca más. Creo que más que ramalazos tropicales son ramalazos naturales, que remiten a esos lugares en los que yo me desenvuelvo feliz. También te digo que el sur de Galicia no tiene nada que ver con Bilbao: aquí hay mucho intercambio con sudamérica por la emigración, los jardines están llenos vegetación colonial y las fiestas paganas son súper coloridas y psicotrónicas. También me siento bastante mediterránea; veraneé 16 años en la Costa Brava y me siento muy ligada al olor a pino, a la escalibada y bucear en las calas.

Al mismo tiempo, soy una loca de la Tropicalia... Quizá sea mi movimiento cultural/musical favorito, sobre todo por cómo fusionaron el sentir de su tiempo con sus tradiciones. Y me gusta mucho la música de las islas, como la música tradicional de Hawai.

Pero vamos, más que a lo tropical creo que remite a elementos naturales y a sabores o colores elementales.

Esta pregunta te la han hecho mil veces estos días ¿Como ha salido lo de K Recs? ¿Y qué pensaste cuando viste la posibilidad real de sacar el disco con ellos?
Sí, ya la contesto como un robot. Pues La Castanya trajeron a Calvin Johnson de gira por España y le regalaron los discos del catálogo para que conociese el sello. Y resultó que a Calvin le gustó mucho mi anterior disco, Mermelada Dorada y quiso llevarme a Estates a tocar y lo pinchaba en su programa de radio. De modo que cuando acabé de grabar, los chicos del sello quisieron enseñárselo y Calvin dijo que le encantaría coeditarlo.

Sentí mucha gratitud, sentí alegría por La Castanya, sentí también lo mágica que es la música que provoca conexiones así de locas... Si cuando era pequeña me dicen que el sello de K iba a estar en un LP mío, no lo hubiese creído!




Hace poco has tocado en Austin, en el SXSW ¿es la primera vez que tocabas allí? La verdad es que tengo amigos que han estado allí que lo han pasado genial y otros que lo han visto demasiado locura, grande e impersonal ¿Para ti que tal ha estado?
Es la segunda vez que acudía, antes fui con Charades. A mí me gusta mucho. Es agotador y un locurón pero me encanta sentir un poco el zeigeist de nuestro tiempo, ver la música que se hace, los jóvenes, las marcas, del capitalismo corporativo. Las dos veces me lo he pasado súper bien; nunca intento ver nada en concreto; te dejas llevar y vas viendo lo que se te presente delante. Y comes y bebes todo el rato, acabas embriagado como un pavo relleno. En medio de toda la locura, siempre descubres algunos grupos increíbles. Y tocando me lo he pasado genial, me encanta tocar para gente muy diferente y compartir escenario con personas de otros lugares.

Miqui Otero explicó en la rueda de prensa del Primera Persona contó que tu historia es fascinante: Por la mañana haces chorizos y por la noche compones y tocas. ¿Tu vida es más o menos así en serio?
¡Jajaja, ay mi madre! ¡No he hecho un chorizo en mi vida, me moriría de pena! Creo que es un poco una licencia literaria que se ha tomado Miqui a raíz de que le mandé unos chorizos de cebolla a Kiko. O igual es la leyenda que se está forjando a mi alrededor... "Choricera de día, productora de noche".

La verdad es que no me puedo quejar de nada porque vivo muy feliz con la persona que amo, con unos animales adorables y una finca y huertas hermosas. Tenemos el estudio de grabación y también un taller de serigrafía. Nos gusta mucho estar en casa haciendo cosas siempre, trabajamos mucho. También hemos renunciado a mogollón de cosas que teníamos antes y en invierno pasamos un frio de cullons. Pero cada día doy gracias a la vida por todo!

Ultima, que tal esto de presentar el disco en el Primera Persona?
Me hace mucha ilusión. El festival me encanta, quiero ver todo lo que pueda. Me encanta la idea de aunar literatura, música y punk (punk del que te hablaba antes). Llevo sin tocar en Barcelona más de un año y me muero de ganas, y hacerlo en Primera Peraona me parece el mejor lugar.

Kiko Amat siempre me ha apoyado muchísimo; él y su hermano Uri fueron las primeras personas en tratarme como música; hablaron de los discos de Charades analizando la música de verdad y sin actitudes condescendientes por ser chicas jóvenes. Y cuando nadie me hacía caso, ellos siempre han estado ahí, apoyando mis canciones ¡Allí donde me llamen, voy a ir!


Fotografia de portada: Helena Exquis 
Text: Jordi Garrigós
Correcció: Pendent