30 d’oct. 2015

VIDEOCLIP (per VERÓNICA ALONSO)


Hace unas dos semanas recibí un mensaje de Jordi Castells. Era un martes a eso de las 11 de la mañana:

- Vero ¿estás disponible para otra liada?

Pensaréis que se acercaba un megafestival y quería que me uniera a la fiesta, o que el sábado estaba aún lejos pero no podía esperar porque venía el super grupazo y estaba ansioso, o que incluso preparaba su fiesta de cumpleaños y me estaba invitando… Bueno, pues no, megafestival megafestival, concierto concierto o fiesta fiesta no eran el tema.

De vez en cuando, a ver, cuando se puede y tenemos dos minutos de tiempo libre durante la semana, a la gente normal nos gusta llenarlos las horas con ensayos, conciertos, exposiciones, quedadas con amigos o domingos en el sofá. Pero si eres amiga de Jordi Castells y te gusta liarte, hay más.

El mensaje en cuestión era para que me encargara del vestuario de un nuevo proyecto que tenía entre manos, el videoclip de ZA! Por supuesto no había casi presupuesto para el vestuario porque lo poco que se consigue para estas cosas se destina al alquiler de cámaras y luces. Todo lo demás, catering, localización, y trabajo de los currantes se consigue por ayuda de otros amigos incondicionales, un poco de morro y amor al arte. Esto -el amor al arte- los que trabajáis en oficios un poco artísticos ya sabéis que se hace mucho... pero si el que te lía es un amigo con un talento que no cabe en un camión de Gerposa (esto, creedme, es un camión muy grande, lo decía mi madre y lo relacionaba con el tamaño de mis posaderas) y además te viene con un proyecto para otros amigos con talentazo para todo, no terminas de pensártelo que ya estás dando opciones de vestuario sin haberte leído el guión.

No os voy a contar de qué va, ya que saldrá dentro de poco y lo veréis –jeje- pero había mucho, pero mucho, cambio de vestuario y maquillaje en unos 300 planos por día. Espera ¿he dicho día? Ah, que no lo había comentado, era un rodaje nocturno. Esto consiste en hacer un plan de rodaje de 22pm a las 5.30am pero acabar a eso de las 9am cada sesión, esto para los que no habéis estado en rodajes, SIEMPRE PASA, se crea un bucle de tiempo que da vueltas y envuelve a todos los involucrados y hace que se acabe con un retraso de 3 horas mínimo. Es bastante normal y hace que cuando le expliques a otro colega del sector que saliste dos horas más tarde, el te responda, “¿Sólo? ah qué bien ¿no?”

Después de recorrerme todos los Humana de Barcelona, revolver armarios y sacar mis armas nucleares en estilismos, empecé a llamar a amigos para que me dejaran cosas por amor al arte y por su amor a lo que hacemos. Tengo como una memoria visual de lo que lleva casi todo el mundo y por el tiempo de diseñadora y estilismo, supongo, se la talla que más o menos tienen, así que puedo elaborar una lista mental de lo que la gente de mi alrededor tiene y empezar a rogar: “Estheeeer ¿me paso por tu casa y me dejas una bata de enfermera? ¿Y ese vestido marrón de flores que llevaste el 26 de septiembre del 2012 para ir a tomar unas cañas con Eli? (no tengáis miedo, no soy tan exacta, exagero, que se me da muy bien) o “Pali, ¿tienes bambas del 45?” Por supuesto que tiene bambas del 45, es skater profesional, lleva una marca de skate y usa el 45... pero me gusta ser sutil y entrar con delicadeza.

Después de reunir toda la ropa y calzado toca organizarla por personajes con el guión y ver si faltan algunas cosillas. Llega el momento de inventar. Que no tengo una camisa amarillenta, pues a pasar la blanca por té, que no hay boina de viejo, pues una gorra de capitán es muuuucho mejor, donde vamos a parar. Sí, también es el momento de auto convencimiento mientras inventas. Vas colocando todo con cuidado organizándolo por vestuarios y personajes en las sacas de 3 metros de largo y 2 de ancho que tienes para estos menesteres. No sé si sabéis que el oficio de estilista se basa, casi totalmente, en cargar, llevar muchas bolsas y pensar en recoger otra más. ¡Y claro! A mí no me se me ocurrió tocar el ukelele cuando me dio por la música...deformación profesional, sin esperanza lo mío ya.

La primera noche de rodaje, Jordi vino con el coche a cargar las maletas y llevarlas a la localización. Teníamos que estar a las 23.30pm preparados para rodar y era mejor dejarlo ya para poder echarnos una siestita antes de la jornada. Tuve más o menos suerte esa vez no pude estar toda la noche ya que trabajaba pronto al día siguiente, digo más o menos suerte porque cuando todo empieza a pasar y ves a tus amigos caracterizados metidísimos en el papel, mientras otros decoran el lugar y los demás están haciendo unos planos maravillosos, no te quieres ir, quieres seguir allí y quedarte para no perderte nada (vino la policía y me lo perdí, aunque mejor que os lo expliquen Edu y Pau) pero al parecer hay que dormir unas horas para rendir y, por supuesto, no me quería perder la segunda jornada nocturna.

Llegó la segunda noche y vine directa del trabajo, entre entusiasmada y cansada, una sensación de subidón, bajón que se alargó durante la noche y amanecer que era muy parecido a un estado narcótico y al final hasta agradable. Despedidas de abrazos torpes por el sueño pero largos y amorosos y para casa a reventar la cama. Al día siguiente, bueno a la tarde siguiente, tuve que organizar el desastre en ropa que volvía en las sacas que tan bien arreglé anteriormente. Una montaña de ropa para lavar y otra montaña de ropa y calzado para guardar. Buscar sitio en casa, dónde sea para guardarlo todo, por si hace falta para el próximo proyecto y así gastar menos en estilismo y tener no sé, efectos especiales y quizá un día más para hacer todo lo que se nos ocurre y no nos da tiempo. Fue divertidísimo y cansadísimo pero estoy segura que con este vídeo, ¡Jordi, Aitor que nos dan un premio!, lo siento, lo palpo casi.

Esto pasó hace dos días hoy y ya lo echo de menos. Creo que hay pocas cosas que me gusten más hacer, tengo la suerte de trabajar en algo que me apasiona y encima la oportunidad de trabajar con amigos. Todo se convierte en felicidad absoluta...Me siento como el testimonios de Muchachada Nui( léase turbiamente thestimoooonios ) de Agatha Ruíz de la Prada:”nubes, corazones, flores...”. Tengo mucha suerte de estar rodeada de verdaderos artistas con muchísimo talento que además son mis amigos y la verdad en mi experiencia, todo con amigos sale mejor.

Verónica Alonso (estilista de profesión y baterista de vocación en Me and the Bees) @lomismoescierto

Fotografia de portada: Eduard J. Montoya
Text: Verónica Alonso 
Correcció: Pendent