17 d’oct. 2014

AL CINE CON XAVI DAURA: MAGICAL TALES AT SITGES


Hace más de un año que vengo invitando a Xavi Daura de Venga Monjas a ver películas en pase de prensa para jugar al pulgararriba/pulgarabajo con ellas y convertir la conversación en un texto digresivo sobre las mismas, el contexto en el que las vemos y el slice of life de antes-durante-después de la proyección. Ésta es la primera vez que Xavi paga por ver las películas que comentamos, la primera vez que comentamos películas vistas en un festival, y también la primera que publicamos en Gent Normal. Se supone que este texto, como su ridículo título indica, está dedicado a Magical Girl y Relatos Salvajes pero, vaya, no nos hagáis mucho caso.




Xavi Daura: Magical Girl es una peli que habla sobre España.

Víctor Parkas: Todo el rato.

Xavi Daura: El monstruo de España… ¿Qué coño es esto? (Xavi saca un casquillo de bala de la bolsa con plátanos y mandarinas que acaba de comprar en la frutería) Me acabo de quedar en blanco…

Víctor Parkas: Oye, ¿por qué Vermut sale con una gorra sujetando la Concha en San Sebastián?

Xavi Daura: Porque es la gorra del director. Yo creo que es para quitarle hierro.

Víctor Parkas: ¿Quitarle hierro por qué? Magical Girl es muy importante, entre otras cosas, por cómo reúne en una película a gente como Bermejo, Pareja, Botet, Canódromo Abandonado… Que ya los vimos en Gente en Sitios, pero ésta no deja de ser una webserie vista del tirón; un low cost dónde todo el mundo cobra. Lo que sí tuvo de low cost la proyección en Sitges fue el parón de veinte minutos a mitad de película.

Xavi Daura: Se paró la proyección después de que Carlos Vermut defendiera la idea de que Sitges era el mejor festival de cine del mundo cuando la presentaba. Y realmente fue una putada que ocurriera, porque es una peli en la que tienes que entrar y te tiene que abrazar muy fuerte y que sea un viaje sin paradas hasta el final; eso es lo bonito.

Víctor Parkas: Además de pararse, se empezaron a escuchar frases sin que se reanudara la imagen. En ese momento mucha gente se tapaba las orejas y empezaba a gritar, yo incluido.

Xavi Daura: Fue un momento de angustia, yo me acojone un poco con la pantalla en negro y los diálogos sonando, porque era como: “¡No! ¡Por favor! ¡Stop!” Para mí lo mejor en ese caso era coger un bate de béisbol y romper la copia de la película al momento.

Víctor Parkas: Yo estoy contento de que se parará, de todas formas.

Xavi Daura: Porque te hiciste un pajote, ¿no? Aprovechaste l’avinentesa.

Víctor Parkas: No. Fue porque entré al cine justo después de comer y me estaba costando horrores mantenerme despierto. El griterío me hizo bien. Ha pasado en otras pelis durante el festival, el momento parón. Se ve que han programado demasiadas y el aparato que las almacena se tostaba mucho o algo así.

Xavi Daura: Demasiado cine. Cine hot. Ese debería ser el eslogan: Este Festival es tan caliente… Que… Que jode el propio Festival. La calentura.

Víctor Parkas: ¿Dónde estabas a la hora de comer tú? Antes de entrar a la peli, digo. Te perdí después de Taller Capuchoc.

Xavi Daura: Fui al Melià con el Filas, el Cines, el Guaca… Cada año tenemos la costumbre de subir a lo más alto del Hotel Melià de Sitges y coger como unos chocapics que hay en las plantas para lanzarlos abajo. Nos partimos el culo durante un minuto y luego bajamos otra vez.

Víctor Parkas: El Guaca es Edgar Lledó, el chico que os hace de cámara en Venga Monjas a veces.

Xavi Daura: Para mi este año ha sido el Festival de Edgar Lledó, lo sabes, ¿no?

Víctor Parkas: Pensaba que no veníais el viernes, a lo de Relatos Salvajes. Nos encontramos cuando yo iba a ver a Joe Dante, el director de Gremlins, y vosotros os quedasteis en el stand de MoviStar.

Xavi Daura: Nos enrederaron, los de MoviStar. Luego nos arrepentimos bastante de haber ido allí. A Edgar sobretodo; le llenaron el Facebook de spam. Estábamos haciendo tiempo por la zona del Melià y vimos que MoviStar tenía montado un tenderete como con cien cámaras réflex; te invitaban a pegar un salto delante de ellas para hacerte un vídeo en plan Matrix. Pensamos que claro que sí, que por supuesto: habíamos ido allí a hacer ese tipo de mierdas. Pero lo chungo es que nos pidieron los Facebooks y empezaban a operar desde dentro de tu cuenta, colgando cosas en tu muro.



Xavi Daura: Muy mal MoviStar ahí. Eso sí, el vídeo es de puta madre, con una música muy marchosa. Oye, ¿y Magical Girl qué?

Víctor Parkas: Magical Girl me flipa. Bueno, le pongo un pero: no sé si José Sacristán –con esa voz, esa presencia– es la persona más idónea para interpretar a un personaje tan débil.

Xavi Daura: Eso es interesante. Yo tengo la teoría (almost spoiler alert) de que José Sacristán sólo es el personaje que se supone que interpreta en la primera escena; el resto de la peli es una niña que lo ha poseído, o una niña que se ha convertido en José Sacristán, un intercambio de almas… Algo así. Hay, además, una movida en la película con los pantalones cortos: tanto José Sacristán como Luís Bermejo llevan todo el rato unos pantalones cortos bastante ridículos, como diciendo que son hombres que en realidad no son hombres; les da un punto infantil. Ten en cuenta que José Sacristán cuando sale de la cárcel está haciendo un puzle muy contento; eso es lo que le mola más.

Víctor Parkas: Me acabo de acordar que Carlos Vermut grabó un vídeo a cámara lenta, con su móvil, de ti bailando en la fiesta final de Sitges. Me ha venido ahora.



Xavi Daura: Sí. De hecho, en los extras del DVD de Venga Monjas metimos un vídeo, grabado en la habitación del Melià donde se alojaba Vermut, de cuando celebramos el estreno de Don Pepe Popi –el corto en el que nos dirigió él y que presentamos en Sitges– descorchando una botella de champán en el culo de Esteban.

Víctor Parkas: Botella de Vermut. ¿Cómo es que fuiste también a ver Relatos Salvajes?

Xavi Daura: Me la recomendó mi amigo Oriol, que la vio en Cannes.

Víctor Parkas: ¿Qué hacía Oriol en Cannes?

Xavi Daura: Oriol es un sibarita. No se dedica al cine ni nada parecido, pero cada año va a Cannes con sus cojones. Siempre me dice de acompañarle, pero a mí me da pereza. Yo creo que tiene una concepción distinta de lo lejos que están los sitios porque es americano.

Víctor Parkas: ¿Es de Canadá de verdad? Pensaba que era una coña que hacíais cuándo salimos de Pacha Sitges.

Xavi Daura: Es canadiense, es americano. Y esta gente lo ve todo mucho más a lo grande, no ve que haya tanta distancia de aquí a Francia. Creo que para él ir a Cannes no es muy distinto de ir a Sitges. Y le gustó tanto Relatos Salvajes allí que quería volver a verla con nosotros en el Festival.

Víctor Parkas: Te gustó mucho, ¿no?

Xavi Daura: Me explotó la cabeza. Es una peli llena de odio, tiene una violencia que va muy a favor de la humanidad; a favor de la sociedad, del bien. Es muy guay que llegue en un momento social como el que estamos viviendo: todos estamos odiando lo que hay por encima de nosotros, odiándolo más que nunca. A mí me parecería de puta madre que esta película se pasara en los colegios ahora mismo.

Víctor Parkas: Es la fase dos del 15-M un poco, ¿no?

Xavi Daura: Exacto. Me parecería muy útil que los niños tuvieran esa conciencia social de “hasta aquí hemos llegado y si ahora me tocas los cojones un pelín más, voy a explotar”.

Víctor Parkas: Relatos Salvajes es muy política.

Xavi Daura: Más concienciada a nivel de clase que política. Luego tiene historias como la de la boda, que va a favor del amor, por muy puteados y oprimidos que estemos; es una llamada a centrarse en follar y disfrutar de eso.

Víctor Parkas: Como la fiesta de ESCAC en la que nos vimos luego, más tarde, ese mismo día.

Xavi Daura: Hemos hecho un pacto de silencio con lo de la fiesta ESCAC.



Fotografia de portada: Víctor Parkas 
Text: Víctor Parkas / Xavi Daura
Correcció: Pol Camprubí